sábado, 15 de octubre de 2016

TUICO HISTORIA DE ESPAÑA

DE LA VEGA TAMBIÉN FRENÓ LAS PESQUISAS

Felipe González paró los pies a Zapatero y abortó su investigación sobre el patrimonio de Bono

El ex presidente del Gobierno Felipe González intervino personalmente para parar los pies a José Luis Rodríguez Zapatero y abortar la investigación interna que el ahora
Foto: Felipe González paró los pies a Zapatero y abortó su investigación sobre el patrimonio de Bono
Felipe González paró los pies a Zapatero y abortó su investigación sobre el patrimonio de Bono
El ex presidente del Gobierno Felipe González intervino personalmente para parar los pies a José Luis Rodríguez Zapatero y abortar la investigación interna que el ahora líder socialista ordenó abrir en la primavera de 2000, cuando lideraba la corriente Nueva Vía, sobre el ya entonces considerable patrimonio personal de José Bono, su principal rival en la disputa por ocupar el cargo de secretario general del PSOE que dejó vacante Joaquín Almuniatras el descalabro electoral de aquel año, cuando el PP de José María Aznaralcanzó la mayoría absoluta.
 "¿Con qué derecho se creía Zapatero, que era un simple diputado casi desconocido, a investigar al presidente de Castilla-La Mancha por su cuenta, sin informar al partido y utilizando a varios asesores del Grupo Parlamentario en su beneficio y en contra de otro compañero?", se preguntan las fuentes consultadas por El Confidencial, muy cercanas al PSOE castellanomanchego y a la ya desaparecida corriente Nueva Vía, laplataforma impulsada en 2000 por ZapateroJesús Caldera y otros jóvenes dirigentes socialistas de la época, entre ellos los ex ministros Juan Fernando López Aguilar y Jordi Sevilla o la actual titular de Sanidad,Trinidad Jiménez, para hacerse con las riendas del partido.
Es muy probable que González se hiciera esa misma pregunta, porque, según las fuentes consultadas, en cuanto tuvo conocimiento de la subrepticia maniobra de Zapatero dio un puñetazo sobre la mesa y frenó en seco los planes del entonces joven diputado socialista y su equipo para confirmar, como sospechaban, si el notable incremento patrimonial de Bono tenía un origen irregular.
Vacío de poder
El ex presidente del Gobierno no ocupaba por aquella época ningún cargo orgánico en el PSOE -había dejado la política activa en 1997-, pero su autoridad y ascendencia sobre los socialistas seguían siendo considerables, sobre todo en un momento de vacío de poder en el partido: tras la derrota de Almunia en las urnas se nombró una comisión gestora, presidida por Manuel Chaves, hasta que el 35º Congreso Federal, celebrado en julio de 2000, eligió como nuevo secretario general a Zapatero, que se impuso a Bono por un estrechísimo margen de sólo nueve votos.
"No sabemos con certeza cómo se enteró González de las intenciones de Zapatero, aunque era prácticamente imposible que el secreto se mantuviera durante mucho tiempo, porque estaba utilizando a cuatro asesores del Grupo Parlamentario para husmear en los trapos sucios de Bono", añaden las mismas fuentes, que apuntan como muy probable la hipótesis de que Trinidad Jiménez, uno de los rostros más visibles de Nueva Vía y estrechamente vinculada al ex presidente del Gobierno, confesara a éste los planes de Zapatero.
El caso es que González, según las fuentes consultadas, puso los hechos en conocimiento de Chaves y de María Teresa Fernández de la Vega, entonces secretaria general del Grupo Parlamentario Socialista y número dos en el Congreso. Ésta llamó al orden a Zapatero y Caldera -que en aquella época ejercía de portavoz en la Comisión de Fomento- y puso fin abruptamente a la investigación sobre el patrimonio de Bono, dirigida por el asesor parlamentario del PSOE Julio Pérez Sanz, un fontanero que había sido jefe de Gabinete de Bono en la Presidencia de Castilla-La Mancha y que contó para sus pesquisas con la colaboración de otros tres asesores del partido.
Pérez Sanz, íntimo amigo de Caldera, se incorporó cuatro años más tarde al equipo de éste, como jefe de su Gabinete, cuando fue nombrado ministro de Trabajo en el primer Gobierno de Zapatero. Y en 2008, tras la defenestración de Caldera, el fontanero socialista pasó a desempeñar el mismo cargo con el actual responsable de ese departamento, Celestino Corbacho 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada