lunes, 28 de marzo de 2016

 Por mucho que se intente, una mentira repetida muchas veces nunca llega a ser una verdad. Tampoco por mucho que se intente es imposible ganar la guerra que perdieron nuestros abuelos. Para lo bueno o para lo malo Los Romanos, los fenicios, los Reyes Católicos, Franco, Fraga, Zapatero y Rajoy existieron y cada uno tiene su trozo de historia que aunque elimines todos los signos que cada uno pudo dejar es imposible borrar su parte de la historia. Aunque se retire una o todas las estatuas de Franco no se va a conseguir cambiar la historia. Ademas si en una plaza esta una estatua del mentado dictador, para unos puede servir para decir que hijo de gran puta fue y para otros decir que maravilloso ser; coño tan difícil sera olvidar y dejar la historia como esta puesto que es imposible cambiarla y que cada uno la vea como quiera. Cada vez quedamos menos de los les toco vivir algo de aquella época, que van a ser necesarias cuatro generaciones más para olvidar los que mataron unos y otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada