viernes, 8 de abril de 2016

Hace 35 años, una tragedia terminó con la vida de docenas de personas en Rusia. Las familias de las víctimas tuvieron que guardar silencio sobre las causas y consecuencias del terrible accidente, con lo que no contaban era que había una sobreviviente. Una testigo que había visto absolutamente todo y que no tenía miedo de contar la verdad.

En 1981, Vladimir y Larissa Savitskiye, de 20 años, estaban regresando de su luna de miel.

accidente-rusia-foto-3

El 24 de agosto, la pareja abordó el vuelo 811 en el aeropuerto de Komsomolsk-on-Amur. El vuelo despegó y la pareja no tenía idea de que dejaban atrás todos sus sueños.

accidente-rusia-foto-2

A la mitad del vuelo, un jet militar Tu-16 se estrelló con el avión que llevaba 38 pasajeros. La mayor parte de los pasajeros murió al instante.

“En el momento del impacto inmediatamente perdimos el techo las alas. Había gritos,” recuerda Larissa. “Voltee a ver a mi esposo y me di cuenta de que estaba muerto. En ese momento estaba segura de que yo iba a morir también.”
accidente-rusia-foto-7

En ese momento recordó la escena de una película con un accidente aéreo, “una chica estaba cayendo, colgando de su asiento, hacia la jungla debajo de ella,” dijo Larissa. “Así que decidí que debía sentarme en mi asiento para amortiguar el impacto de la caída.”

Aferrándose a su asiento, Larissa cayó durante 8 minutos con el resto de las piezas del avión. Esperaba que su muerte llegara en cualquier segundo. De pronto, apareció una gran línea de árboles, estaba a punto de tocar el suelo. Esto es todo lo que recuerda antes de quedar inconsciente.
accidente-rusia-foto-4

“Abrí los ojos, y la primer cosa que vi fue el cuerpo de mi esposo. Estaba justo enfrente de mi, a 3 o 4 metros de distancia”, recuerda Larissa con horror, “Parecía como si quisiera verme una última vez, como si se estuviera despidiendo.”

accidente-rusia-foto-5

Después de tres días de buscar ayuda en el bosque siberiano, Larissa fue encontrada por un pescador. “Me enteré de que ya había una tumba hecha para mi por mi familia. Una lista con los nombres de los pasajeros que iban en el vuelo había sido enviada a los familiares de cada uno.”

accidente-rusia-foto-6

Ni una línea fue dedicada al accidente por los periódicos soviéticos.

El accidente fue cubierto por la policía secreta y las familias de los afectados recibieron órdenes de mantener silencio. Cuando Larissa llegó al hospital, su habitación estaba vigilada por hombres uniformados. Ni familiares ni amigos tenían permiso de visitarla. Solo ahora los detalles de la tragedia han salido a la luz.
accidente-rusia-foto-8

Larissa, la única sobreviviente de la tragedia luchó para salir adelante durante mucho tiempo. Pero después de algunos años logró superarlo e incluso se convirtió en madre de un niño.

accidente-rusia-foto-1
“Creo que fue un error de la milicia -no se dieron cuenta de que un avión de pasajeros volaba en exactamente la misma ruta,” dijo Larissa. “Ahora, cada año, el 24 de agosto, celebro mi segundo cumpleaños. Todavía se siente como si una parte de mi estuviera allá afuera – como si todavía no hubiera aterrizado. Y nunca aterrizará.”
Esta conmovedora historia hace que la piel se ponga de gallina, es triste darnos cuenta de la dificultad que puede traer para los sobrevivientes lo que para el gobierno es un simple secreto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada