lunes, 22 de abril de 2013

TUICO Y LAS COSAS DEL MUNDO

Hello Panda! Pictures, Images and PhotosFeatures figurative drawings and paintings of Siavash Mahvis 
Foto: Y lo mejor del día fue encontrarnos un Ex Voto bicicletero que a la letra del texto dice:

“Iba yo entregando mi panecito como todos los dias, cuando dando la vuelta, me atacaron unos perros del mal, rabiosos y hambrientos, me tiraron de la bici, pero tambien me estaban matando a mordidas, pero la virgen de la Soledad me salvo: Eusebio.

Ex Voto en lámina, sin fecha
Lugar: México DF
Colección ParticularFoto: "A Salvo"

Litografía de  E. W. Kemble, 1914

fuente imagen: fuente imagen: http://www.ebay.com/Foto: Cubism Greek Slaughter Horse Death Sword Bicycle Art, 1965.

Pablo Picasso
fuente imagen: http://www.ebay.com/Foto: El "viajesote" de Albert Hoffman, el LSD y el Universo paralello... y como bien decía el maestro Julio Torri: «El que se desliza por su superficie sostenido en dos puntos de contacto no rompe amarras con el planeta».  ¡¡Viva pues La bicicleta!!Foto: Día Mundial de la Bicicleta...

"¿Por qué comprar un coche nuevo si tenemos que expulsarlos en antiguas ruinas, carretera y puentes?

Autor: Mike Licht, NotionsCapital.com
fuente imagen: http://notionscapital.wordpress.com/Foto: "Bicycle in the Pleasure Quarter, after Yoshitoshi"

Autor: Mike Licht, NotionsCapital.com
fuente imagen: http://notionscapital.wordpress.com/
Guillermo Jameson es sin duda un extranjero de una trayectoria brillante en el Ecuador de los mediados del siglo XVIII e inicios del XIX.
Nacido el 3 de octubre de 1796 en Edimburgo, Escocia fue uno de los más notables estudiantes de medicina en su ciudad natal, y como tal realizó viajes a bordo de los barcos ingleses.
Según el Arrabal de Myriam Jameson publicado en http://www.fundacionbataller.org.ar de la Fundación Bataller, en un viaje a América, el barco en el que viajaba William Jameson (mas tarde hispanizado a Guillermo Jameson) fue atacado por un barco español a la altura de El Callao en Perú. Tal fue el daño que la nave sufrió, que no pudo seguir con la travesía y toda la tripulación tuvo que seguir su camino por tierra. Primero estuvo por Colombia, pero terminó radicándose en Ecuador, primero en Cuenca y luego en Quito.
Quito fue la ciudad donde GJ pudo desarrollarse a plenitud. Conoció a la quiteña Doña Antonia Olivero Toral con quien se casó en el año 1829. El matrimonio tuvo seis hijos: Guillermo, Tomás, Juan, Carmen, Manuela y Margarita. Los dos mayores migraron hacia Argentina, de Juan se desconoce el destino, en tanto que Carmen fue monja y Superiora del Convento del Carmen Bajo, en Quito. Sus hermanas Manuela y Margarita vivieron toda su vida en la capital de los ecuatorianos.

GJ fue un eminente científico, un botánico de renombre que contribuyó con la clasificación de la flora ecuatoriana y un afamado médico que luego sería Decano de la Facultad de Medicina en la Universidad Central del Ecuador. 


Tal vez su legado más importante fue su servicio como ensayador en la Casa de Quito, prueba de lo cual podemos apreciar su famosa firma con sus iniciales "GJ" en muchas monedas ecuatorianas de los inicios del siglo XIX. 


Cuando en 1861 asumió la Dirección de la Casa de Quito fue un caso en el que las habilidades y las necesidades se juntaron. Acertada dirección sin el más mínimo beneficio personal. Al menos así lo asegura el Phd David Fiero en la introducción al libro A Numismatic History of Ecuador de Michael Anderson, argumentando que a GJ no le sirvió de mucho ser amigo personal del Presidente Gabriel García Moreno debido a que casi nunca le cancelaban sus haberes, ya sea como Director de la Casa de Quito o como profesor en la Universidad Central de Quito. 
Jameson no ambicionaba el poder , la riqueza o la fama. Trabajó casi sin remuneración hasta el final de sus días, y vivió para ver a muchos de los miembros de su familia de morir de enfermedad o abandono. 

La Casa de la Moneda de Quito.


La historia de la Casa de Moneda ecuatoriana a través de sus primeros años de vida puede verse como un corolario de las luchas políticas entre las partes enfrentadas en la estela de las guerras de independencia latinoamericanas del primer trimestre del siglo XIX. Originalmente, como en la lucha contra el dictador Flores, estas batallas se habían librado de firmes convicciones en una u otra de las dos facciones principales de las primeras políticas de América Latina: un conservador, incluso reaccionario, tendencia, a favor de la oligarquía rica centrada en la de capital, a menudo los descendientes de los originales de las familias españolas coloniales, y una facción populista basado en las necesidades de exportación de los intereses agrícolas rurales. Con el tiempo, y después de incontables revoluciones y los cambios en las dictaduras militares, las líneas entre las dos facciones se volvió borrosa. En palabras del autor más conocido de América Latina, el colombiano Gabriel García Márquez, en su clásica obra Cien años de soledad, la situación se había convertido en una en la que el protagonista, un viejo revolucionario liberal de sí mismo, con razón podía afirmar: "Ahora sólo están luchando por el poder, nada más. La única diferencia entre los conservadores y los liberales es que los conservadores van a misa de siete y los liberales a las nueve ""

A pesar de la confusión reinante en el país, Jameson reconstruyó y racionalizó las operaciones de la Casa de Moneda de Quito a finales de 1863, situándola en una base financiera sólida mediante el expediente de la privatización. Hubo reacciones de todo tipo. Los pesimistas afirmaban que GJ se había "vendido" a los intereses financieros de los banqueros privados en Guayaquil. La verdad es que el gobierno central, todavía aturdido por la lucha y la destrucción de los "Años Oscuros", ya no estaba en condiciones de proporcionar incluso un apoyo mínimo. Jameson actuó por su cuenta, en otra búsqueda de la que sólo se pagaría en el caso improbable de que la Casa de Moneda, produzca un beneficio. En el último intento desesperado para apuntalar la identidad de su país elegido con la preservación de su Fábrica de la Moneda, había recurrido a la utilización de capital desde el centro económico del país en la costa, donde todavía existía una economía de tipo y donde la destrucción había sido menos completa.

Fue, sin embargo, obligado a emitir más monedas de tan sólo 0.666 finura con el fin de que no existía ningún medio circulante en absoluto, como sucedió con las monedas de plata fina .900 que había desaparecido de la circulación durante los últimos tres años turbulentos. Jameson aplicó una norma europea en términos de estilo, con el fin de disuadir a los falsificadores y contrató al notable grabador de París, Albert Barre, cuya firma de las monedas llevan a la izquierda de la fecha.

Fue, por desgracia, en vano. El gobierno nacional había entregado toda la operación al "Banco Particular" en Guayaquil, a quien sólo el "resultado final" importaría. Es cierto que, a través de este acto de la privatización y los celosos esfuerzos de Jameson, tanto la falsificación y la corrupción fueron sofocados. Pero cuando, al final en 1863, las pérdidas ascienden a casi el 20% de la cantidad acuñada apareció en el balance, la última palabra había sido dicha.

En diciembre de 1863 la Casa de Moneda se cerró para siempre, y las instalaciones que Jameson había tan arduamente reconstruido y modernizado se utilizaron, por primera vez como un cuartel militar, y finalmente, en 1865, las cedió a los jesuitas para ser utilizados como el "Colegio Nacional", un tipo de élite. Como profesor universitario, Jameson debe haber sentido un gran orgullo por esta solución, ya que significaba que los niños en la ciudad capital ya no tendrían que ser educados en el extranjero. 

Su vida de trabajo, el establecimiento de una casa de moneda permanente, podría haber sido una fuente de orgullo nacional, como él bien sabía. Pero él salió con elegancia, sin estridencias. Había empezado con nada, hace mucho, nada robado, y se marchaba con tan poco . En otras palabras, GJ podía ser derrotado, pero nunca podría estar dañado.

En 1873, a pesar de que ya estaba en su lecho de muerte regresó a Escocia. donde fue honrado y estimado por toda la comunidad científica europea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada