lunes, 3 de marzo de 2014

Historia y Arqueologia Marítima
STEAMBOATSINDICE DEL LIBRO
El muelle cobra vida
 La excitación aumentaba cuando las notas del silbato anunciaban la llegada del vapor al muelle. En Ntachez, el trolley llevado por mula bajaba por la calle Silver, y los peones se levantaban de la sombra de los arboles chinaberry. Carros, carretillas y demás se juntaban en anticipación a la gente y carga que llegaba. De arriba en la colina el ferrocarril Bluff City, posblemente el ferrocarril incorporado más corto en existencia enviaba su vagon abajo de la gran inclinacion con carga para ser llevada al barco, a su turno, el ferrocarril llevaría carga para ser elevada por la colina a la union con la linea principal de ferrocarril.
El bote del muelle, la Cía. de carbon y el almacen de maderas revivían mientras humo y vapor llenaban el aire y la espumosa agua del Mississippi hervía en derredor de la gigantesca rueda que impulsaba al barco hacia el muelle.
17- Un chico de río nunca se cansaba de mirar rio abajo en la esperanza de ver un vapor acercándose por la curva. Sentado unos 200 pies arriba del muelle, este joven mira hacia un Mississippi crecido, sus aguas engulliendo edificios en Natchez-under-the-hill y mucho tambien de la pequeña Vidalia, Louisiana, en la pradera cruzando el río.18 - De todos los puntos del pueblo, niños como estos corrían para ver el barco, siempre curiosos para ver quién se bajaba. Quizás este era el barco que debía traer la docena de caballos de carrera que esperaba James Surget, o quizás el comerciante en mulas David McConchie desembarcaba con 100 o mas mulas para vender, o quizás llegaba el nuevo auto de Thomas Reber o la nueva bomba de los bomberos de Phoenix. Durante los ultimos años del siglo XIX los chicos de río veían llegar un promedio de 60 o 70 barcos por mes en un pueblo como Natchez.
19 - El Carneal Goldman tocaba Natchez tres veces a  la semana luego de hacer el viaje a Vicksburg y regreso. Siguio este recorrido desde 1885 cuando fué construido hasta 1892, cuando fué vendido a un nuevo dueño en Madison, Indiana. El barco fué entonces desmantelado y su casco vendido aparte.20 - Marineros de cubierta y peones se preparan para el desembarco mientras la amplia  plataforma se bajaba hacia la banquina. La gran soga se tiraba o aflojaba para atar el barco en forma segura. Los vapores en los 80 y 90 tenían problemas en conseguir peones para completar una tripulacion. Algunas veces se negaba la carga ya que no había suficientes hombres para manejarla, uno de los muchos problemas que plagaban a los capitanes de los vapores mientras trataban de mantener este comercio vivo hacia el fin del siglo.
 
21 -El Lula Prince operaba en los viajes entre Natchez y Bayou Sara en los 1890s, haciendo el mismo tipo de movimiento de carga y pasajeros que el Carneal Goldman.Cuando el barco llegaba se bajaba la plataforma de descenso y se ataba el barco a la orilla. El contable entonces supervisaba la carga y descarga.22 - El contable se paraba en la salida cuando comenzaba la carga y descarga. Con la lista de carga en la mano cuidadosamente c ontrolaba que la carga correcta era llevada hacia el almacen o hacia otro barco.
23 - Un complemento completo de oficiales era necesario para manejar el buque. Capitan, piloto, segundo, ingeniero, contable, comisario, mozo, mucamas y peones, todos tenian roles importantes. La tripulacion del Carneal Goldman se ve en esta foto. El Piloto debe estar parado en el techo del texas y el capitan en la cabina del piloto. Los mozos y comisario en la cubierta de calderas fuera de la cabina principal y los contables, segundos e ingenieros en la cubierta principal.24 - Estos eran probablemente los oficiales de un barco chico. Estos buques usualmente seguían el ejemplo de la Anchor Line en lo que respecta a sueldos. En 1885, los capitanes cobraban $150 por mes, pilotos $ 150; contables jefes $ 125; Ingeniero jefe $ 125, segundos $ 125 y carpinteros $ 75.- La mayoría habían comenzado en el río desde muy jóvenes. El capitan, usualmente el dueño del barco, dirigia el negocio. El piloto navegaba, "leía" el río, lo cruzaba para hallar las mejores corrientes,  eludía raíces y troncos y tomaba nota de los cambios en las corrientes y bancos de arena para ser pasados a otros pilotos en el río. El contable llevaba los libros y actuaba como gerente del negocio. El capataz supervisaba los peones y la carta y descarga. El ingeniero dirigía la sala de máquinas, donde los carboneros cuidaban del fuego para el vapor.
25 - Cuando los editores del rio mencionaban los nombres de los oficiales de ciertos barcos, una cosa popular a decir era "Son de los oficiales más inteligentes del río". Este señores posando en el Charles Rebstock pueden haber sido sus inteligentes oficiales. Los editores sabian todos los chismes del río y les gustaba publicarlos en sus columnas. Un empleado estaba furioso con un reportero que menciono en su columna que viajaba con su esposa El empleada había estado tratando de conquistar una cieta joven en New Orleans, se decía; lo visitó en el barco cuando llegó y le demandó una aclaración.26 - Los ingenieros tenían el trabajo sucio y caluroso de mentener los motores del vapor en march. Cuando el piloto o capitán gritaba una ordem por el tubo desde la cabina de pilotaje, el ingeniero le contestaba. El tubo de comunicacion sobresale de los  controles en esta sala de máquinas.
27 - Indicadores, cañerías y manijas rodean a los ingenieros y su tripulacion de sala de máquinas. En los días pre-guerra civil, la sala de máquinas era el lugar más peligroso ya que frecuentemente las calderas explotaban. Aunque hubo algunas luego de la guerra, fueron menos frecuentes y los ingenieros estaban mejor entrenados.28 - Evidentemente algo de tiempo libre existía en la sala de máuinas, ya que el tablero de damas está colocado y listo para usar en esta foto.
29 - Las mucamas mantenían las cabinas limpias y hacían cualquier otro trabajo de limpieza que fuera necesario. Estas mujeres en el Charles Rebstock probablemente estaban limpiando los pasamanos o lavando ventanas.30 - Trolleys, carros y carritos convergían en Natchez bajo la colina cuando los barcos llegaban o salían. Cuando había dos barcos la actividad se duplicaba.
31 - El muelle, un punto familiar en los pueblos del río, estaba hecho del casco de un antiguo vapor. Este, hecho de los restos del Belle Lee, servía como muelle de Natchez desde 1874 hasta 1886. El barco muelle, flotando con las alturas del río hacía más fácil el desembarco en este río fluctuante e impredecible. Los barcos muelle tenían oficinas, almacenes, areas de recepcion para tripulaciones y a veces facilidades para comer y dormir.32 - El Ferrocarril Bluff City corría por la gran inclinacion de la barranca hacia el muelle, donde se descargaba la mercadería. Subiendo la barranca, el pequeño ferrocarril esperaba la transferencia hacia almacenes o vagones del ferrocarril que esperaba.
33 - Ocasionalmente, el pequeño vagon de carga llevaba gente hacia arriba de la colina.34 - Los carros, siempre numerosos, llevaban carga desde el muelle hacia cualquier lado del pueblo, de acuerdo a la cantidad de animales necesarios para tirar de la carga - un dollar por un carro tirado por tres animales, 75centavos por uno de 2 y 50 centavos por una carga de un caballo.
35 - Los pasajeros que arribaban en 1870 y 1880 subían por la calle Silver, donde incontables personajes famosos lo haían hecho antes, como Henry Clay, el Marques de Lafayette, Zachary Taylor, probablemente Mark Twain y Abraham Lincoln. Washington Miller, un hombre de color que tenia un servicio de carros por muchos años en Natchez, publicitaba en 1874 tres carros de primera clase, uno para muebles y uno para pasajeros.36 - Hacia fines de 1885 el trolley tirado por mulas corría por Silver Street hacia el centro de la ciudad como otra alternativa d etransporte desde el muelle. Frecuentemente especialmente a inicios de la primavera, barcos norteños con grandes cantidades de pasajeros paraban en Natchez por una tarde con el único propósito de permitir a los pasajeros recorrer el pueblo. El diario de Natchez indicó en un dñia de Agosto que el ex presidente de la Confederacion Jefferson Davies y su Sra recorrieron la ciudad mientras el barco estaba en el muelle.
37 - Luego del fin de siglo, un trolley eléctrico operaba en Natchez-bajo-la-colina. No obstante la declinacion del tráfico de río para ese entonces, continuaba sirviendo a la gente local y carga.38 - En la década de 1870 los pasajeros que desembarcaban en Natchez veían este villorio, que consistía en algunas casas modestas y un numero de oficinas ofreciendo las necesidades basicas a aquellos que llegaban. Aunque había hoteles disponibles, la mayoria refería subir al pueblo donde había mejores comodidades.
39 - Tipico de un muelle del Mississippi, el saloon vendía cosas para los barcos junto con cerveza y whiskey. Este caballero con su familia quizás vino a saludar a un amigo que se iba o a alguien que llegaba.40 - Algunos de los comerciantes de Natchez bajo la colina se juntaron para esta foto, d ela cual no sabemos la ocasion. Es una buena idea que eran los que mantenían al muelle - y por ende a ellos mismos - prósperos a finales del siglo XIX. Los niños en la escalera son de J.B.O´Brien, quien manejaba la Cía de carbón de Natchez y era capitan del remolcador que llevaba su nombre.
El Río Mississippi: Una idea general.Una segunda chanceUn pajaro fantasmal
Un barco para los tiemposEl muelle cobra vidaUn pueblo de rio
"Locos por el algodon"Algodon, carbon, correo y melazaLa Línea Anchor
La temporada bajaInundaciones y demorasDesastre y fin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada