jueves, 17 de abril de 2014

caminos
Muchas veces nos creemos que con lo que hagamos nosotros solos no será suficiente, que si tomamos la iniciativa de realizar alguna acción beneficiosa para nuestro entorno no conseguiremos nada por nosotros mismos, y que el éxito de dicha acción depende de que muchas personas la realicen y no sólo nosotros.
Este es un pensamiento muy común y paralizante que nos ponemos para frenarnos y para eliminar de nuestra mente aquello que deseamos hacer, así que, no deja de ser una excusa más. Y ¿qué son las excusas al fin y al cabo? pensamientos autolimitantes.
Si creemos realmente en algo debemos llevarlo a cabo, aunque nadie más de nuestro entorno lo haga. Así, en vez de pensar en que nos salimos de lo habitual, debemos ser conscientes de que estamos haciendo lo que de verdad deseamos hacer y, de esta manera, estamos siendo consecuentes con nuestros ideales. Y, al mismo tiempo, para dejar de sabotear nuestros pensamientos y deseos, debemos saber que muchas personas pequeñas en lugares pequeños hacen grandes cosas. Así que dejemos de sentirnos pequeños, ya que nuestros actos pueden llegar tan lejos como deseemos. Es más, una gran acción no depende de lo lejos que llegue ni de cuanta gente sepa que actuaste de forma positiva, simplemente con que seas capaz de realizar aquello que deseas y ello beneficie a una sola persona, ésto será mucho más de lo que conseguirás si te quedas de brazos cruzados.
No somos conscientes de todo lo que podemos hacer, de que podemos usar nuestra vida para ser felices nosotros mismos, pero, al mismo tiempo, para hacer felices a los demás. Somos un eslabón más de una cadena en lo que todo cuenta. Así que dejemos de quejarnos, de sentirnos apesadumbrados por la situación actual y actuemos, podemos hacer más de lo que pensamos. Para ello, podemos comenzar cambiando el diálogo pesimista que últimamente inunda cafeterías, centros de trabajo y  hogares. Ser realista no significa fijarse únicamente en lo malo que pasa a nuestro alrededor, ser realista significa ver ésto, como lo vemos todos, y además ver las historias de superación y de fuerza que muestran personas que, pese a las dificultades, salen adelanten y consigue sentirse nuevamente completas y felices.
En definitiva, lo que pretendo con este artículo es que cambiemos esa mentalidad de que debemos ceñirnos a lo que se nos marca por la sociedad o por nuestro entorno y que demos valor a aquellas ideas que a veces acuden a nuestra mente y que apartamos simplemente porque nadie más lo hace. Eliminemos esa creencia limitante de que hacer cosas diferentes al resto nos hace ser raros, es algo un tanto absurdo creer ésto y dejar que dicha creencia condicione nuestra vida ¿no crees?
Es importante que vivamos tal y como creemos, ya que ésta es la única manera de que nos sintamos orgullosos y satisfechos con nosotros mismos, así que seamos responsables de nuestra vida sin ponernos excusas o límites.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada