lunes, 25 de febrero de 2013

BREVE GUÍA DE LA HISTORIA DE CARTAGENA




Por Benito García Soto
Prehistoria
Primer testimonio de restos homínidos en la Cueva Victoria, hace 1,3 millones de años
Período Musteriense
Cueva de los Aviones, en la entrada de la Bahía de Cartagena, ocupada por el hombre hace unos 35.000 años.
Paleolítico Superior . Hace unos 30.000 años:
Yacimientos en San Ginés de la Jara, Cueva del Caballo (Isla Plana), Cueva de los Mejillones (Los Belones), Cueva Bermeja, Cueva del Macho, Abrigos de los Dentoles (Calblanque)
Neolítico. (- 5.000 años)
Cueva de los Pájaros (Cabo de Palos), Poblado de las Amoladeras, Calblanque, Cerro de San Joaquín
Edad del Bronce. (- 3.000 años)
La Cultura Argárica –de gran desarrollo en el Sureste español- deja escasos testimonios conocidos en Cartagena. Téngase en cuenta que los cerros del centro y periferia de la ciudad fueron muy explotados durante el intenso período de la romanización, lo que motivó la modificación de la topografía original de la sierra minera de Cartagena. Estas explotaciones mineras han continuado hasta estas últimas décadas del siglo XX, con métodos cada vez más agresivos con los yacimientos.
Área tartésica y colonia fenicia. (- 800 años)
Importantes hallazgos submarinos atestiguan la presencia y comercio de los fenicios en nuestras costas. Cartagena, Bajo de la Campana (Isla Grosa), Playa de la Isla (Puerto de Mazarrón)
¿Es Cartagena la Mastia de los tartesos?: Descripción de Avieno en su "Ora marítima".
Iberización del Sudeste y supremacía de los cartagineses.
(S. VI a. C.) Tras la caida de Tiro, griegos y cartagineses pugnan por el control de Occidente.
Primeras manifestaciones de escritura ibérica, derivación de la tartésica.
(S. V, IV, III a. C.) Desarrollo de la Cultura Ibérica. Explotación del plomo y de la plata fruto de las relaciones comerciales con los púnicos. Atestiguados en los poblamientos de Los Nietos y Cartagena, y en la costa (Cala Reona).
Fundación de la ciudad púnica: Qart-Hadast. (año 227 a. C.)
Asdrúbal, yerno de Amílcar y tío de Aníbal, funda la ciudad sobre un poblamiento ibérico ya existente. Su intención es hacer de Cartagena la nueva capital en donde ejercer el control político-militar estable del territorio del mediodía peninsular.
De esta manera los cartagineses introducen por primera vez en el Sureste español el concepto de ciudad, entendida como aglomeración con un ordenamiento político y una auténtica proyección urbanística. Lógicamente en la ciudad se recibió un flujo importante de población indígena que debió acudir a las explotaciones mineras, conservas y salazones de pescado, agrícolas, construcción naval, artesanos, tropas mercenarias, ...
Conquista de Carthago-Nova por los romanos.
En el seno de la Segunda Guerra Púnica entre Roma y Cartago se inscriben dos acciones memorables, que probablemente condicionan la historia de Occidente:
-218: Aníbal parte de Cartagena, con un poderoso ejército, atravesando los Alpes en una legendaria expedición que amenaza a la propia Roma.
-211: Publio Cornelio Escipión ataca por sorpresa la capital y bastión de los cartagineses, conquistándola.
Muchos autores clásicos mencionan a Carthago-Nova en sus escritos: Polibio, Tito Livio, Estrabón, Plinio, Cicerón, Virgilio,...
Reproducimos, a continuación, la arenga de Escipión a sus legiones ante las puertas de Qarthadast, escrita por Tito Livio y traducida por el Licenciado Francisco Cascales (S. XVI), en su Discurso de la Ciudad de Cartagena:
"Quienquiera que creyese, ¡oh soldados míos!, que sois traidos aquí solamente para combatir a una ciudad, ese tal más echará de ver la fatiga y trabajo vuestro, que el provecho verdadero de esta empresa. Bien es verdad que vosotros combatiréis las murallas de una sóla ciudad, mas conquistándola a ella habréis conquistado a toda España. Aquí están los rehenes de todos los caballeros, de todos los señores, y de todos los pueblos de España. Estos estando en vuestro poder, luego nos pondrán en nuestras manos todo aquello que ahora es de los cartagineses africanos. Aquí está todo el dinero de los enemigos, sin el cual no pueden sustentar la guerra, por hacerla con soldados extranjeros y mercenarios; y a nosotros aquel dinero será de gran importancia para grangear los ánimos de los españoles. Aquí están las armas, las máquinas y todo el aparejo de guerra con que nosotros nos armaremos, y ellos quedarán despojados. Ganaremos ultra de eso una ciudad bellísima y riquísima, y muy cómoda por la oportunidad de tan buen puerto. Aquí estaremos proveidos por mar y por tierra de todas las cosas necesarias a la guerra, que será para nosotros de gran abundancia, y para ellos de gran carestía. Ésta es la roca y fortaleza suya; éste es su granero y su bodega; la cámara pública del dinero; la atarazana y almacén de todas provisiones; éste es el pasaje y escala para los que vienen de Berbería; ésta es la posada entre los montes Pirineos y Cádiz; y de esta parte carga toda España sobre el África. Y pues yo sé que todos estáis a la orden y muy prontos, vamos animosamente con todas nuestras fuerzas a combatir la Nueva Cartago.
Legendaria llegada a España del apóstol Santiago
La tradición popular ha conservado la versión de la arribada al puerto de Cartagena (playas de Santa Lucía) del apóstol. Es una versión verosímil dada la importancia estratégica de este puerto y su tradicional comunicación con las riberas mediterráneas. Sin embargo no posee ningún fundamento histórico ni arqueológico.
Colonia Urbs Iulia Nova Carthago (C. V. I. N. C.)
Siglos I-II: La ciudad goza de la mayor prosperidad durante la dominación romana. Senado local, magistrados, curia, foro, termas, teatro y anfiteatro, templos monumentales, ceca (fabricación de moneda)... son testimonios del pasado esplendor.
Provincia Carthaginensis
El emperador Diocleciano (284-304 d. C.) establece la división en siete provincias del territorio peninsular (Diocesis Hispaniarum), quedando Carthago-Nova a la cabeza de la provincia Carthaginensis, administrada por un praesides o gobernador provincial.
Siglo IV
Lucernas o lamparillas halladas en la necrópolis tardorromana de San Antón atestiguan la existencia de grupos de cristianos en Cartagena desde mediados de este siglo.
425 d. C. Invasión de los vándalos
460 d. C. El emperador Mayoriano reúne una flota de 300 naves en el puerto de Cartagena como plataforma de una fracasada expedición a las ricas provincias del norte de África, que habían caído en manos vándalas.
San Isidoro personificó la cultura visigótica. Teólogo, historiador y literato
Los cuatro santos, hijos de Severiano y originarios de la provincia Cartaginense: San Leandro, San Isidoro (sucesivamente obispos de Sevilla), San Fulgencio (obispo de Écija) y Santa Florentina, tras la ocupación bizantina, se trasladan a la Bética.
Carthago Spartaria, capital de la Spania bizantina (552-621/23 d. C.)
El enfrentamiento visigodo-bizantino aisló a Cartagena respecto a la Iglesia hispano-visigoda, en provecho de Toledo, como sede primada de la Cartaginense.
Carthago Spartaria siguió siendo sede metropolitana de los territorios bajo dominio bizantino.
Tras la conquista de Cartagena por los visigodos, el obispo de Toledo continuó siendo obispo metropolitano de toda la provincia Cartaginense, en detrimento de Cartagena.
El mando sobre los territorios bizantinos estaba en manos de un dux (aunaba poder militar y civil), posteriormente Magister Militum Spaniae, encargado por el emperador para enfrentarse a los visigodos ("enemigos bárbaros"). Comenciolus mandó situar una célebre lápida cuyo contenido nos ayuda a apreciar la ciudad: "Cualquiera que seas quien mires los elevados pináculos de las torres y la entrada de la ciudad fortalecida con una doble puerta, a tu derecha y a tu izquierda los dos pórticos, los dos arcos, por encima de los cuales se encuentra una cámara curva y convexa: Comenciolo, el patricio, ordenó hacer estas obras, enviado por Mauricio Augusto contra los enemigos bárbaros, generalísimo en jefe de España, grande por su valor. Ojalá siempre España se felicite con un tal gobernador, mientras los polos [de la Tierra] giren y mientras el sol discurra alrededor de la orbe".
La ofensiva visigoda contra los territorios bizantinos es culminada por Sisebuto o Suitila (su sucesor). Este hecho es recogido por San Isidoro (621-623 d. C.) en sus Etymologiae, "hoy día, destruida por los godos, apenas quedan sus ruinas". La ciudad a partir de este momento atraviesa una de sus etapas más oscuras.
Qartayanna al-Halfa (Cartago del Esparto = Cartagena)
Año 711 d. C. A los debilitados, empobrecidos y aislados visigodos se va a enfrentar una sociedad en expansión. Los árabes penetran en la península tras pasar el estrecho de Gibraltar, conquistando Córdoba y Toledo. Como ruta alternativa o complementaria algunas fuentes sostienen la hipótesis de un desembarco árabe en Cartagena. No se debe olvidar que el camino más corto, fácil y frecuentado para ir de Túnez a la Península es Cartagena.
Siglos VIII-XI
Texto extraído de Vida e Estoria del Bien Aventurado Sennor San Ginés de la Xara (obra del S. XV, pero que refleja acontecimientos de estos siglos):
"El Campo de Cartagena era muy bien poblado de munchas cosas (¿casas?) e poblaciones e torres, e munchas arboledas ... que avía en él más de dos mil vezinos" (unos ocho o diez mil habitantes, calculando cuatro o cinco personas por cada cabeza de familia).
Siglos XII-XIII
De nuevo la actividad portuaria relanza la agricultura y el comercio (mercaderes genoveses, pisanos, ...). Los ganados trashumantes manchegos y valencianos bajan en invierno al Campo de Cartagena.
Año 1245. Un ejército castellano conquista la ciudad con ayuda de una flota llegada del Cantábrico.
Año 1250. Los agustinos fijan su residencia en el reconstruido Monasterio de San Ginés de la Jara.
Año 1264. Rebelión de los mudéjares que Alfonso X supera con ayuda de milicias concejiles manchegas y una flota procedente de Sevilla..
Alfonso X se propone emplear el puerto de Cartagena para intensificar las relaciones comerciales de Castilla con todo el Mediterráneo Occidental. Concede a la ciudad privilegios para fomentar el comercio y el corso. Para defender las costas se instituye la Orden de Santa María de España.
Año 1291. Sancho IV autoriza el traslado de la sede episcopal a Murcia, aún manteniendo el nombre de cartaginense. "...el habitar en dicha ciudad resulta tan difícil y gravoso a los fieles, que pocos viven allí". El acoso berberisco fundamenta la decisión. Una vez más Cartagena es zona fronteriza.
Siglo XIV
Tiempos de ataques de piratas y epidemias de peste diezman la población.
Tiempos de guerras: Pedro I (1350-1369) establece en Cartagena la base para las campañas marítimas contra la corona de Aragón.
"Yo vos faré mucho bien e mucha merçed en manera que vos entendades que vos fago conosçimiento del afán e trabajo que pasades por mio seruiçio". Aunque Cartagena se mantuvo de su lado, no tuvo ocasión de otorgar la recompensa prometida.
Se importan artículos procedentes no sólo del Mediterráneo sino también de la costa atlántica. El retablo de la Virgen del Rosell –de escuela inglesa- y la mención de Cartagena en los Cuentos de Canterbury, son evidencias de las relaciones con Inglaterra.
Tras la pacificación de Castilla los Reyes Católicos hacen de Cartagena la base de operaciones de su política mediterránea. Esta tradición continúa en nuestros días.
Siglo XV
Momentos de gran actividad comercial (desaparecen factores de riesgo: Granada, Corona de Aragón) y hechos violentos originados en la mar.
Año 1487. Expedición por mar para la conquista de Málaga.
Año 1492. Salen por Cartagena 16 barcos con los judíos expulsados por los Reyes Católicos.
Año 1493. Los franciscanos se hacen cargo del convento de San Ginés de la Jara.
Año 1495. Partida del Gran Capitán a la conquista de Nápoles.
Año 1503. Tras 70 años de señorío de adelantados (don Juan Manuel o los Fajardo), la ciudad vuelve a depender directamente de la corona (ciudad de realengo), lo que se agradece con entusiasmo:
"Muy alta y muy poderosa cristianísima, preciosa Reyna e señora: el conçejo, justiçias, regidores, cavalleros, escuderos, ofiçiales e omes buenos desta su çibdad de Cartagena, besamos los reales pies e manos de Vuestra Alteza, a la cual plega Dios Nuestro Señor ... acreçiente su vida e real estado con cresçimiento de más e mayores reynos e señoríos ... por avernos fecho tan grand e señalada merçed en haber querido redemir esta su çibdad de la soluçión en que estava, enajenada de su corona real"
Nicolás de Guevara (primer alcalde mayor) reafirma por encargo de la ciudad: "Asimismo suplican a vuestra alteza mande jurar de nunca los enajenar ni hazer merçed de aquella çibdad a ninguna persona, salvo que siempre sea de la corona real".
Año 1505. Salen las expediciones militares al Norte de África. Toma de Mazalquivir.
Año 1532. Se adjudica Campo Nubla (buena tierra de pastos) al Concejo de Cartagena. Se la disputaban Murcia y Lorca.
Siglos XVI y XVII.
La ciudad es una escala estratégica en las rutas marítimas mediterráneas.
Dado que la política española bascula hacia el Atlántico, los ataques más peligrosos tendrán lugar en
Año 1558. 800 turcos en ocho galeotas desembarcan en Cabo de Palos, llegando en su saqueo hasta Alumbres
Año 1561. Saltan a tierra en las Algamecas 1.800 turcos de 26 embarcaciones, fracasando en su intento de coger a la ciudad por sorpresa.
Tras la instalación en la Casa del Rey o Casa de Municiones de una Proveeduría de Armas y Fronteras, Cartagena desempeña un papel importante durante la guerra de Granada (1568-1572), invasión de Portugal (1580), conquista de Orán a cuyo frente iba el cardenal Cisneros (1509), Carlos V (en 1541 tras la jornada de Argel) o Don Juan de Austria (1568 y 1575).
A partir de 1575 arrecian los ataque argelinos de pequeña y mediana escala.
Año 1575. 30.000 cabezas de ganado de la Mesta hivernan en el Campo de Cartagena.
Se afronta la fortificación de la costa del Sureste español (torres de vigilancia costera y torres fuertes de interior) y una precaria reforma de la muralla de Cartagena (1576 y 1577), a cargo del ingeniero Antonelli a las órdenes de Vespasiano de Gonzaga, príncipe de Trayecto.
Epidemias de peste, tabardillo (tifus) y tercianas (paludismo) se combatían encomendándose a los patrones o con cuarentenas en los lazaretos de los tripulantes de barcos que llegaban de zonas afectadas. Estas cuarentenas eran eficaces, pues casi todas las epidemias de peste que padeció la ciudad llegaron por vía terrestre. Las murallas se cerraban ante la proximidad del mal, añadiéndose la hambruna (por falta de abastecimientos) a la peste.
Se consolidan los núcleos de poblaciones rurales: Fuente Álamo y Alumbres (surgidos en el S. XVI). A finales del XVII sólo la Palma y Pozo Estrecho y quizás el Algar constituyen auténticos núcleos de población.
Año 1581. Presencia de Cervantes en Cartagena, impresionado por la vitalidad del puerto, al que elogia en su obra Viaje al Parnaso:

"Con esto, poco a poco, llegué al puerto,a quien los de Cartago dieron nombre.
Cerrado a todos vientos y encubierto.
A cuyo claro y singular renombrese postran cuantos puertos el mar baña,
descubre el sol y ha navegado el hombre".
Año 1591. Presencia de Mateo Alemán.
Año 1594. Funcionaban las almadrabas de Escombreras y La Azohía ("de venida") y desde este año la de Cabo de Palos ("de retorno"). La pesca de los túnidos en su migración anual reportaba saneados beneficios.
A través del puerto se exporta lana, seda, esparto, grana, barrilla, sal, plomo, pescado, trigo, vino o jabón. Las importaciones más frecuentes son: esclavos (procedentes de Orán, Sevilla o Lisboa), trigo, vino, aceite, salazones, frutos secos, especias, azúcar, armas, herramientas, tejidos, artículos de lujo,... A veces para reexportarlos a otros puertos.
Se reclaman para Cartagena la restitución de la sede episcopal, la creación en Cartagena de una Chancillería y la instalación de la base de galeras. Sólo esto último se consiguió aunque tardíamente.
Año 1598. El licenciado Cascales describe la actividad portuaria en los siguientes términos:
"Aquí embarcan y desembarcan príncipes y caballeros italianos, franceses, flamencos, úngaros, tudescos, albaneses y moros; y son de ver los esclavos de las galeras, cuando salen a hacer leña, y cuando a hacer agua".
Lo variopinta de la población está reflejado en el siguiente ejemplo:
El 10 de agosto de 1596, un regidor cartagenero de origen bretón (el capitán Junjé), desde una fragata mallorquina interroga a unos navegantes alemanes sobre la posible presencia de navíos ingleses cerca de la ciudad.
Año 1668. Designación del puerto de Cartagena, como base de las galeras.

Siglo XVIII.
Tras la muerte de Carlos II en 1700, Cartagena toma partido por el rey borbón Felipe V, enfrentándose por este motivo con catalanes, valencianos y aragoneses partidarios del archiduque Carlos. Los ingleses –poseedores ya de Gibraltar y Menorca- con la colaboración del Conde Santa Cruz de los Manueles, toman la ciudad que permanece en su poder durante cinco meses. Quizá estos hechos determinan la definitiva fortificación de la ciudad y de su puerto convirtiéndose en una plaza fuerte inexpugnable.
Año 1726. Se instituye Cartagena como Capital del Departamento Marítimo del Mediterráneo.
Años 1730-1780. Se construye el Arsenal de Cartagena. Probablemente se trata del complejo industrial más importante de la España de la Ilustración (50 años y 1.500 millones de pesetas se invirtieron en él). La Provincia Marítima de los Montes de Segura de la Sierra, dependiente de Cartagena, proveía de maderas adecuadas para la construcción naval. Más tarde esta provincia se ampliaría llegando hasta Valencia, Aragón, Cataluña y los Pirineos.
Años 1751-1754. En el Arsenal de Cartagena se construyen los primeros diques de carenar (acción de reparar el casco del barco) de todo el Mediterráneo. Antonio Ulloa y Jorge Juan son sus impulsores. Se introduce por primera vez en una Marina europea la bomba de vapor. Esta innovación tecnológica se empleaba para evacuar el agua en los diques de carenar. Estas innovaciones logran que la fama del Arsenal de Cartagena, traspase fronteras.
Año 1786. Había en el Departamento de Cartagena: 11 navíos, 3 fragatas y 35 buques más (jabeques, bergantines, galeras, urcas, galeotas, bombarderas, obuseras, etc). Y se destinaron al mismo, además otros 19 navíos, 11 fragatas y 35 buques más, con lo que se aprecia la magnitud de la base naval.
La lonja de pescado de Cartagena ofrece la mayor variedad de todo el litoral español. Se comercializan más de 200 especies distintas.
Se produce un gran auge cultural: Ingeniería Militar, Academias de Medicina y Guardiamarinas, Jardín Botánico, Cofradías de Semana Santa, son fuente de un desarrollo científico y artístico.
Se construyen: La Casa del Rey (1740), el grandioso Hospital Militar de Marina (1749-1762), Cuartel de Batallones (1750), Castillo de Galeras (1773-1777), Castillo de la Atalaya (1773-1777), Castillo de los Moros (1774-1778), Murallas con numerosos baluartes (1776-1785), Cuartel de Presidiarios (1776-1785), Parque de Artillería (1777-1786), Cuartel de Antiguones (1789-1795), Colegio de Guardiamarinas (1789-1810).
Año 1786. Comienza a publicarse el "Semanario Literario y Curioso de Cartagena", primero de la Región.
Año 1799. Para mejorar la gestión de las costas se crean seis nuevas provincias: Santander, Asturias, Alicante, Málaga, Cádiz y Cartagena. Sólo esta última no permanece instituida en la actualidad. La invasión francesa anuló tal denominación.
Siglo XIX.
Año 1808. El 23 de mayo Cartagena se alza en armas contra la invasión francesa, a favor de Fernando VII.
Descripción de la ciudad en este año por parte de un ilustre cartagenero, el general Ignacio López Pinto:
"... esta plaza era entonces uno de los puntos más importantes de la Península y a la que el Gobierno atendía con justa solicitud. Magnífico y muy frecuentado puerto; emporio principal de todo el comercio que se hacía en toda la parte Oriental de España; Departamento de Marina y Artillería; depósito de innumerables pertrechos de guerra; estribo de donde partían todas nuestras expediciones a África; residencia de una numerosa guarnición de tropas españolas y suizas con dos Cuerpos de Maestranza para el Arsenal naval y el Parque de Artillería de Ejército, que juntos componían sobre 8.000 operarios, Cartagena ofrecía el aspecto de una población grande y animada, donde todo era vida, riqueza y civilización".
Año 1831. Sin embargo el tradicional espíritu liberal y constitucional de la ciudad no era del agrado del monarca absolutista, que el 4 de mayo declaraba:
<<... que su real ánimo está cerciorado por datos fidedignos del mal espíritu público de ese vecindario y que, de no manifestarse con pruebas positivas su pronta y sincera enmienda, le hará sentir severamente su soberano desagrado...>>.
Año 1833. Creación de la provincia de Murcia, obra de Javier de Burgos. Los desequilibrios generados por la primacía de aquel Concejo en el ámbito regional engendran una actitud de rechazo en Cartagena y en otras áreas periféricas, que aún hoy subsisten.
Año 1833. Creación de la Sociedad Económica Amigos del País.
Año 1860. La inmigración masiva de jornaleros y buscadores de fortuna y el desordenado crecimiento urbanístico de la Sierra Minera de Cartagena, propiciaron la creación en este año del Ayuntamiento de La Unión, constituído por los partidos de Garbanzal, Herrerías, Portmán y Roche.
Año 1870. Llega al puerto de Cartagena Amadeo de Saboya el 30 de diciembre. Es proclamado nuevo Rey de España el 2 de enero de 1871. Abdicó el 11 de febrero de 1873, dia en que se proclama la I República
Año 1873. Se proclama en España la República Federal el 7 de junio. Cuatro días después se proclama la Junta Revolucionaria del Cantón de Cartagena. Tratarán de extender su influencia militar hasta los importantes cantones de Valencia, Málaga y Granada. Cartagena actuará como capital de la República federal, al acoger al Directorio Provisional de la Federación Española, pronto convertido en Gobierno Provisional.
A pesar de los terribles bombardeos a que fue sometida –inicialmente ordenados por Castelar- es la última ciudad española en caer en poder de las tropas centralistas, firmando la capitulación el 12 de enero de 1874, después de siete legendarios meses de revolución cantonal.
La posterior represión dicta 37 penas de muerte por el delito de insurrección y ejercer cargos importantes en ella. Centenares de cantonales son deportados a Filipinas, Marianas y Cuba.
Año 1894. Pionero y ejemplar proyecto de Ensanche, Reforma y Saneamiento de Cartagena.
Tras el desastre de 1898 la Cámara de Comercio de Cartagena lidera el arranque del movimiento regeneracionista español. Convoca a todas las cámaras españolas. La <<Gaceta minera y comercial>> de Cartagena publica:
<<... el pueblo español viene dividido en dos castas: la que produce y la que solamente consume; y por un error de los que no se explican, hemos confiado el gobierno y la administración de nuestra comunidad a la segunda; a los hombres que, desconocedores de lo que cuesta una peseta, no han reparado en gastar tres [...] Ya no es el populacho inconsciente ni la cuartelada la que pide el gobierno; es el contribuyente, el productor, llámese comerciante, industrial, ingeniero, médico abogado o simple obrero...>>. En pugna con el caciquismo, pedirán gobiernos baratos, moralidad en la gerencia pública y fomento de la riqueza nacional. Desconfiaban de los políticos de oficio. Se oponían al regionalismo: <<... percíbense vientos regionalistas que no significaban más que debilidad, pequeñez e impotencia para el porvenir>>.
Año 1899. Inauguración de las obras del nuevo alcantarillado.
Siglo XX.
Año 1900. Colocación de la primera piedra del primer edificio público que en España se construye para ser una Escuela Graduada. Asiste el diputado a Cortes por Cartagena y Ministro de Instrucción Pública Antonio García Alix. Cartagena es llamada la "Covadonga de la Enseñanza" por el regeneracionista Joaquín Costa y muy elogiada por Cossío, Unamuno, Manjón, Posada, Labra, Alcántara, Altamira, Calderón, Ferrer, Carbonell, Blanco, Serrano ... (todos ellos pedagogos o políticos).
Año 1902. Aprobación de la demolición de las murallas (afortunadamente interrumpida).
Año 1936. Desembarcan en el puerto las armas rusas que hacen posible la defensa de Madrid. Asesinados siete sacerdotes y destruidos numerosos establecimientos religiosos. Fusilamiento de 49 civiles que culminan unos excesos cortados por la constitución de un Tribunal Popular.
Años 1938-1939. Gran intensidad de los bombardeos de la aviación del General Franco sobre la ciudad. La columna del miedo estaba formada por personas que pasaban la noche fuera de la ciudad, reintegrándose al día siguiente a su trabajo. La fraternal conflagración fue especialmente cruenta en Cartagena con un número de víctimas directas estimado en 1.304.
Cartagena es junto a Alicante, la última ciudad española oficialmente tomada en nuestra guerra civil. La dura represión posterior supone la forzada emigración de los más comprometidos y 176 fusilamientos entre 1939 y 1945.
Años 50. Gran desarrollo del complejo petroquímico e industrial de Escombreras y de la construcción naval.
Año 1982. Aprobación del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. La inclusión de Cartagena y su comarca en la región de Murcia, unida a una espiral de crisis económica por el desmantelamiento de la minería y la crisis industrial vivida en estos años, suscita un apreciable rechazo a las instituciones autonómicas.
Año 1989. Surgimiento de un movimiento ciudadano y festero que con gran entusiasmo y vitalidad, y en sólo diez años consigue la declaración de Fiestas de Interés Turístico Nacional (1999): Carthagineses y Romanos. Las "Tropas y Legiones" contribuyen a la generalización del interés por la arqueología, basado en notables hallazgos en zonas despobladas del centro histórico de la ciudad y en la iniciativa de construir la nueva sede del ya existente en Cartagena, Museo Nacional de Arqueología Marítima y Centro Nacional de Investigaciones Subacuáticas.
Año 1999. Creación de la Universidad Politécnica de Cartagena. Cuarta universidad politécnica de España. Los estudios técnicos universitarios de Cartagena constituyen los más antiguos estudios universitarios de la región.



Principal   Temario  Imágenes  Enlaces

Imágenes de historia de cartageneros

La Historia De Cartagena (Murcia) 1 De 3 Partes

LA OTRA CARTAGENA

Logotipo CartagenaCaribe.com

Libro Fotografía Aérea Cartagena de Indias
Publicidad CartagenaCaribe.com
Vida Nocturna en CartagenaModa en Cartagena
Buscar en CartagenaCaribe.com divisor
divisor
divisor
Lunes, 25 de febrero
English
Ir al Inicio
Hoteles
Finca Raíz
Corredor de la Moda
Directorios
Guía General
Mapas de la ciudad
Galería Fotográfica
Actividades
Qué Hacer
Sitios de Interés
Islas & Playas
Eventos
Vida Nocturna
Restaurantes & Cafés
Compras
Cultural
Arquitectura
Plazas y Calles
Fortificaciones
Historia
Cultura
Cartagena en la Olla
Quiénes Somos
Cartelera de Prensa
Protección Infantil
Contáctenos


Historia de Cartagena


Historia de Cartagena - Descubrimiento de la Bahía de Cartagena de IndiasHistoria de Cartagena - Fundación de Cartagena de Indias (1533)Historia de Cartagena - Proceso de Fortificación de la CiudadHistoria de Cartagena - Asalto del Barón de PointisHistoria de Cartagena - La InquisiciónHistoria de Cartagena - La Independencia Absoluta de EspañaHistoria de Cartagena - El Sitio de MorilloHistoria de Cartagena - La Era de Rafael NúñezHistoria de Cartagena - Cartagena de Indias - Siglo XX Cartagena de Indias es una ciudad que desde sus inicios hasta hoy ha influido notablemente en los hechos de Colombia. En tiempos precolombinos habitaban en sus costas indios guerreros de la raza Caribe que habrían de darles problemas a más de una expedición colonizadora que se atreviera a desembarcar en sus playas.
Le tocó entonces el honor de la fundación al madrileño Don Pedro de Heredia, el 1 de junio de 1533, con el nombre de "Cartagena de Poniente", para diferenciarla de "Cartagena de Levante", en España, ambas con bahías similares.
La naciente población sería blanco de la codicia de invasores ingleses y franceses, y es que su calidad de puerto negrero y comercial la hacía muy atractiva a ojos foráneos. Por lo tanto su protección y defensa eran más que urgentes, comenzando en pleno siglo XVI con el Fuerte del Boquerón (donde hoy está el Fuerte del Pastelillo). Luego vendrían, poco a poco, las diferentes fortificaciones que rodearían a la ciudad de acuerdo a las exigencias y la evolución del arte militar en los siglos XVII y XVIII. Sin embargo, no por esto la ciudad se salvaría de arrasadoras invasiones como la del Barón de Pointis en 1697, que la dejó arruinada.
En 1610 llegarían los primeros frailes del Tribunal de Penas del Santo Oficio de la Inquisición, que extendería su poder de reprensión y vigilancia hasta la época de la Independencia.
Cartagena de Indias fue en ocasiones sede de virreyes, como Don Sebastián de Eslava, que gobernó durante casi diez años seguidos, reemplazando a Santa Fe como capital del Nuevo Reino de Granada.
El 11 de noviembre de 1811 se firmaría el Acta de Independencia Absoluta de España, comenzando con esto 10 largos años para lograr la emancipación definitiva. De los muchos bloqueos y sitios que sufrió la Villa de Heredia, cabe destacar el impuesto por Pablo Morillo, El Pacificador, en 1815, quien tenía el objetivo de recuperar esta importante plaza para la Corona Española. "Cartagena de Indias, Ciudad Heroica", fue el título que se ganaría luego de soportar más de tres meses de intenso cerco.
En la época republicana la ciudad entraría en un largo período de estancamiento, producto de su pérdida de interés estratégico y comercial. Se puede citar a Rafael Núñez, cartagenero que durante esta época de "recesión" de Cartagena de Indias, fuera elegido Presidente de la República en cuatro ocasiones, dirigiendo los destinos de la Nación desde la Heroica, como en la Colonia lo hicieran algunos virreyes.
El renacer de Cartagena de Indias como ciudad determinante en Colombia se da entrado el Siglo XX con la reactivación de su economía, cuando su historia y sus leyendas son sólo recuerdos del pasado glorioso de una ciudad turística que recibe el Siglo XXI llena de esperanzas y sueños para el futuro.

Ir a... la Colonia en Cartagena de IndiasIr a... la Independencia en Cartagena de IndiasIr a... la República en Cartagena de Indias



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada